sábado, 25 de septiembre de 2010

Tentaciones temporales ( de volver a fumar )

A veces todavía
te veo en todas partes,
como si hubieras acampado
en algún lugar de mi cabeza
y te negaras a marchar.

Tal vez, quizás,
( no estoy seguro del todo )
me iría bien dejar de frecuentar
nuestros lugares,
puede que así,
alejándome de tu recuerdo
se me olvide la memoria
y no te vea en los andenes
volviendo de ninguna parte,
ni a la salida del cine,
ni en los bares
mezclando tu sabor
y el del cortado.

Si tú no dices nada,
( puedes guardar el secreto en tu cajita )
te diré que ayer cuando nos vimos,
después de tanto tiempo
tuve que amordazarme
para no nombrarte,
tal vez fue el cambio de estación,
la lluvia, la humedad,
no sé,
algunos días se me rinden las defensas,
el caso es que pasabas por la calle
y nos cruzamos,
tú de la mano de otro,
yo de nadie,
y cada uno siguió sin detenerse,
tú a otros labios,
yo a mi casa
a buscarte en los cajones
que aún habitas,
a embriagarme del perfume
que un instante, como entonces,
lograste acomodar entre mis poros
cosiéndome la piel.

Pero abrí la ventana y el aire
se llevó mis ganas y tu aroma
y tampoco fumé
aquel día en que el otoño
se saltaba los semáforos.

2 comentarios:

Associació Cultural Anceo dijo...

varios versos preciosos
un final magnífico

Micaela dijo...

Maravillosos versos Ismael. La nostalgia y el dolor de un amor perdido. Un fuerte abrazo.