viernes, 7 de enero de 2011

Vivir para ver

Siempre hay personas que siguen una moda, desgraciadamente ya no es una sola empresa la que ha adoptado la genial idea de un gerente noruego de obligar a sus empleadas a llevar una pulsera roja durante los días que tienen la regla para que justifiquen así de alguna manera el número de veces de más que acuden al baño en relación a los días en que no la tienen.
Qué puedo decir sin caer en el insulto. En fin, de hecho me parece una consecuencia lógica si tenemos en cuenta que tres de cada cuatro empresas en ese país ya controlan mediante fichajes y cámaras en las entradas de los servicios de los centros de trabajo el tiempo que el personal emplea en lo que se suele emplear el tiempo cuando uno va al baño, argumentando lo que tan de moda está entre los empresarios hoy en día, es decir, que nuestra productividad es baja y esas innobles pausas no ayudan a que suba.
Aunque en España sí sé de empresas que controlan el tiempo que pasan sus empleados en el servicio,(yo he trabajado en una de ellas), desconozco si las hay de las que obliguen a poner la pulserita roja(nótese al menos el sublime ingenio de dotarla del mismo color que la sangre menstrual) a sus empleadas. Espero que no llegue la moda, pero lo que realmente espero es que cuando llegue digamos NO, ya va siendo hora de que empecemos a decir que no a algunas cosas sin escudarnos en el tan socorrido "es lo que hay", "no puedo arriesgarme a que tomen represalias contra mí", " si no tuviera hijos que mantener plantaría cara", etc. Seguro que nuestra descendencia no estaría muy orgullosa de unos padres y madres que se dejaron marcar como reses para volver a trabajar como en siglos pasados a golpe de látigo por un plato de lentejas. El NO EXISTE, y muchas veces es necesario, tanto como el SI, ya que forman parte, conviene no olvidarlo, del desarrollo de una actividad que algunos quieren que desaparezca, y que se expresa con uno de los verbos más bonitos y necesarios que existen, ELEGIR.

3 comentarios:

Aurora dijo...

Excelente post, te felicito, ¿Dónde está esa libertad de la q tanto hablamos? Creo q, como bien dices, aceptar esas medidas significaría volver muchos años atrás, muchísimos, y perder nuestra dignidad como seres humanos. Saludos desde Asturias. Feliz fin de semana

Mery Larrinua dijo...

Comparte tu articulo!!!! cada dia estamos perdiendo mas y mas nuestra privacidad! hay que decir NO!!!
un abrazo

Associació Cultural Anceo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, me alegra que hayas alzado la voz. Deberían haber más hombres como tú. Yo jamás me dejaría poner una pulsera de esas.