sábado, 10 de septiembre de 2011

Carnet de conducir


A veces espero
en doble fila,
o me desespero
en un atasco,
a veces me equivoco de salida
y termino en otro sitio
que nunca es demasiado diferente
del sitio al que iba.
A veces me multan por ir deprisa
y otras por entorpecer
la vorágine del tráfico.
A veces me gusta más el viaje
que el destino,
y me paro en los arcenes
a ver pasar el tiempo.
A veces me quedo sin combustible
o gripo las cuerdas vocales,
a veces me desvío,
a veces dejo propina
en los peajes.
A veces me hacen luces,
hay veces que me rasca la primera.
A veces me detienen
y no encuentro los papeles,
y se me funden las bombillas
y los limpias me enfangan la mirada.
A veces me averío
y me aparto a una cuneta,
y, de un tiempo a esta parte,
a veces se me cala la vida
demasiadas veces.

5 comentarios:

Simplemente Mirella dijo...

A veces me deleito encontrando escritos como el tuyo...a veces la vida sabe a caramelo de fresa cuando recibo un comentario tan delicioso como el tuyo.... a veces , pocas veces, comparto con alguien algo tan real como que lo que importa es el viaje..no el destino...
Un beso de fin de semana..muaaaaaaaaaaa

Rossana dijo...

A veces, cuando voy conduciendo por la carretera hacia el Sur ( me encanta) sólo bajo la velocidad para tomar algunas fotografías...

Me he salvado de un buen parte, gracias a mi amor por la naturaleza, bajar la velocidad, también tiene un buen plus.

Saludos y muchas gracias por asomar a mis poemas.
Buen fin de semana también para ti.

Rossana

Aurora dijo...

Creo q es una buena comparación con la propia vida.
Me gusta conducir.
Un abrazo, pasa feliz semana.

Mª Carmen dijo...

QUE BONITA ENTRADA, A VECES LAS COSAS VAN BIEN Y A VECES VAN MAL, LA VIDA TIENE ESAS CONTRADICIONES PERO ES LO QUE LA HACE INTERESANTE. SALUDOS.

Ana dijo...

Me ha encantado el poema, siempre es una buena comparación la vida y la conducción hasta en los sueños, tu manejas tu vida o te dejas llevar.

Gracias Ismael por tu poesía y gracias a Aurora por traerme hasta aquí