viernes, 31 de octubre de 2014

Descargo

En mi defensa diré que no es cierto que mienta,
ni luché por ti ni me dejé vencer,
hay veces que el placer
es una habitación desierta,
a menudo ganar es perder al revés.
Si me cansé de enhebrar
el hilo que cose la esperanza,
si olvidé comulgar
con ruedas de molino,
también claudiqué
en inventar un final
sin mí pero contigo.
Así que enjuágate la lengua
con recuerdos
y no me culpes.
Si no llegó a ser lo que pudo haber sido
es porque yo te amé
con todas tus fuerzas.


6 comentarios:

Fanny Sinrima dijo...

Ismael, me gusta tu poema.Relaciones que no llegan a cumplir las expectativas, a pesar de amar. Y me quedé pensativa en los últimos versos: ¿Amar con todas "sus" fuerzas, o con todas "tus" fuerzas? Bueno, puede indicar reciprocidad en el amor: se amó con la misma intensidad del otro. En este caso, es una bonita manera de expresarlo.

Saludos.

taty dijo...

Muy visceral, sobre todo en la imagen "enjuágate la lengua con recuerdos y no me culpes".

Y es que no siempre es posible el corazón roto en silencio.

Abrazos.

Ismael Pérez de Pedro dijo...

Eso es Fanny, con todas sus fuerzas, así que si no fueron más fue solo porque igualé las suyas.Gracias.

Si que lo es de visceral. Un abrazo taty. Gracias

Fina Tizón dijo...

En la vida, Ismael, hay tantos descosidos que no admiten nuevas costuras a pesar de la fuerza que imana el amor...

Un abrazo

Fina

De barro y luz dijo...

Cuando los pronombres confunden sus referentes el amor se vuelve loco y los corazones palpitan a destiempo.


Abzo

Mª Carmen dijo...

Me encantó y sobretodo la contundencia de las palabras.Abrazosss.