miércoles, 29 de diciembre de 2010

Ayer vi a Cristo comprar clavos en IKEA

Cuando era pequeño
me llevaban a un colegio
donde todos rezábamos
al entrar a clase,
de pie (con el respeto debido),
padre nuestro matutino
y dios te salve por la tarde.
El señor es bondad
y está en todas partes y. si te fijas
un poco
y abres los ojos
(sin prejuicios) del corazón,
serás capaz de verlo
en las flores, en los amaneceres,
en las sonrisas de los niños
y en las obras generosas de las buenas gentes.

No sé si es el insomnio
pero mis ojos cada vez más abiertos
también ven a dios
(que está en todas partes),
en las moscas que se pegan
a las llagas de los niños desnutridos,
en los pechos que revientan
con dos bombas en su nombre,
en las balas que disparan
el presente a la prehistoria,
en los muertos de segunda,
en los vivos olvidados,
en el reverso
de los billetes malgastados,
en el sudor inerte
de quien tan solo quiere
vivir
en paz,
en el alzhéimer, el ictus
el cáncer,
en la codicia, la amnesia, el olvido...

Ahora que recuerdo,
creo
que esta última parte era obra
de otro ser al que dios llamaba diablo,
y no de él,
(cosas de la fe).

Me duele
luego existo.

2 comentarios:

Aurora dijo...

La desgracia, el mal, la enfermedad, la necesidad, hacen q los creyentes a veces dudemos, pero la fe es eso, seguir creyendo, aunq haya injusticias. Saludos cordiales. Feliz Año Nuevo.

Associació Cultural Anceo dijo...

Un tema difícil el de Dios y la fe
yo también fui a un colegio en el que rezaba
y tenía las mismas dudas que expresas en el poema
ahora mis hijos se ríen de Dios ( yo les digo que tienen que respetar a la gente que cree) porque parece que está de moda ser ateo, y me da algo de pena que los niños ya no crean en nada, qué digo! me da mucha pena
El poema es muy bueno, sólo que el tema es complicado, pero lo has hecho muy bien