sábado, 19 de octubre de 2013

El marido de la peluquera



De cuando fui alumno recuerdo
el olor de la goma Milán.
De cuando fui soldado
el de la pólvora quemada.
Luego he sido una larga colección de sustantivos,
la mayoría decididos por ese azar oscuro
que secuestra las voluntades.
Cliente, contribuyente, desempleado,
cotizante, asalariado, sospechoso…
A  veces mudo y otras la voz cantante;
en muchas ocasiones una letra,
en muchísimas otras un número calcado sobre un papel amarillo,
o parpadeando en el fondo de la pantalla de  un ordenador.
En la indiferencia  de mi entorno fui habitante,
vecino, transeúnte, ciudadano.
He sido juez y he sido parte,
testigo y jurado,
alérgico al polvo,
polvo enamorado.
He ejercido de comparsa, de compañero,  de amigo,
de marido, de invitado, de novio,
de ladrón de las aljabas de Cupido,
de arquero que apuntaba a tu costado.
He sido don Quijote, Sancho Panza, Rocinante,
y Peter Pan, y Dorian Grey,
y el paciente de las seis,
y el abajo firmante.
En elecciones, un voto,
poco después, un descarte.
He sido el escritor y el cuento,
el príncipe y la rana;
y el que no sale en la foto,
y el voayeur  de tus lunares.
El anfitrión, el huésped, el moroso,
el gusano que habita la manzana.
Y el pirata sin tesoro,
y el beso lanzado al aire.
Ni menos ni más que todos,
ni más ni menos que nadie.

5 comentarios:

Fina Tizón dijo...

...y es que el ovillo tiene mucho hilo aunque parezca lo contario, o...poco... según se mire. Así que por si acaso esa tijera afilada vamos a dejarla en el cajón que hiberne el máximo tiempo posible y a seguir ejerciendo de lo que proceda en cada momento.

Por cierto, el título del poema lo pusiste pensando en la película de Patrice Leconte?????.

Feliz tarde de domingo, Ismael

Fina


Ismael Pérez de Pedro dijo...

Gracias por el comentario. Es una buena película, pero no del todo, es una descripción.Saludos y buen finde

Marinel dijo...

Has sido y eres un compendio, una amalgama, mezcolanza,conjunto divisible, una soledad y un todo...
Como todos más o menos, en mayor o menor medida, y, a pesar de los tijeretazos de la vida, sigues adherido al vivir,como aquel pegamento de los trabajos manuales de cuando niños...
:)
Muy bonita y original declaración de vida.
Besos.

yeste lima dijo...

Eso somos, Ismael, en cada etapa y en su momento, una parte del todo, nuestra riqueza es precisamente haber vivido y pasado por todo eso, es lo que tenemos, lo que nos llevamos y lo que queda....el patrimonio personal.

Me gusta tu forma de escribir, los has plasmado con unas bonitas palabras.

Gracias por tu visita en casa, yo seguiré leyéndote.

Besos.

Roysa Socorro dijo...

Ser de todo y ser nada. Pero lo más importante, ser nosotros mismos.

Un beso muy grande..
Gracias por pasarte por mi espacio, como dije antes, es tu casa, bienvenido.