sábado, 1 de marzo de 2014

Pido el alta

Pasa el tiempo sin pausas y con prisa
orquestando la letra de otro año,
le regalo a mis pies otro peldaño,
mañana es un adverbio que improvisa.

La vida es un futuro que no avisa,
un veneno que mata y no hace daño,
ni condena a parpetua al desengaño
ni devuelve los besos que requisa.

Me reinicio de nuevo, resto y sigo,
me juego lo que tengo en cada apuesta,
aún guardo en mi chistera algún conejo,

así que Diego donde dije digo,
todavía le debo una respuesta
al tipo que pregunta en el espejo.

4 comentarios:

Lola dijo...

Buen día Ismael, la vida es un regreso cada día, y más de una vez estamos encantados, otras cuesta, pero es el sentir de la mente y el cuerpo a la vez, ponerlos en orden es un trabajo de tiempo. Se bienvenido. Un abrazo.

Fina Tizón dijo...

Subimos y bajamos, nos estancamos en ocasiones, pero los pasos piden movimiento y no debemos negarselos, y en ese espejo donde nos miramos cada día, en ese espejo interior , como tu dices, suele haber muchas respuestas pendientes. Es el diario examen de la vida, amigo Ismael.

Feliz fin de semana y un abrazo

Fina

Ginebra Peñalver dijo...

Ese infinito deambular que nos lleva entre luz y oscuridad. Hermosa rosa con sus espinas, ésa la vida, que a pesar de los muchos pesares, siempre vale la pena sentirla y vivirla…
Un placer visitarte ;-)
Bsos!

Fanny Sinrima dijo...

Ismael, este poema es precioso, mucha filosofía hay en tus versos. Me gusta su lenguaje sencillo que pone tu poema al alcance de todos y le invita a pensar.

Saludos.