sábado, 6 de febrero de 2016

Sonrisa de camarera



Me amó más tu soledad que tú.
Abrías ventanas en tu piel
para que entrara aire
y yo me deslizaba entre tus labios
tan adentro y tan afuera...

Cuerpo sin miga,
corteza entera,
surcó tu mar mi lengua
a la deriva vibrando
entre la espuma
fría de tus muslos
tan adentro y tan afuera...

Boca que alquilaba
sonrisas de camarera,
la duda nunca miente,
la lluvia arrastra el lodo,
de par en par tu vientre
y yo sin mapa del tesoro.

La verdad asusta,
nunca se pierde lo que no se ha tenido.
Luego conjugó el amor sus tiempos,
pasado, presente, y olvido.

8 comentarios:

Gladys dijo...

Hola amigo es bueno volver a leerte, un nostálgico poema, el amor correspondido no es así.

Besos que tengas un feliz domingo.

Marinel dijo...

Cuánto tiempo!
Me alegra leer tu poema a pesar de la tristeza y el peso interno que se le aprecia.
Un beso.

Ginebra Blonde dijo...

Efímero suspiro que el aire se lleva cual ráfaga de humo, sin apenas ser visto, ni vivido…

Qué bien leerte de nuevo…

Un placer, Bsoss!! :-)

Fina Tizón dijo...

Estabas perdido, Ismael. bienvenido, de nuevo.
Un poema de lo más sensual el que naos dejas

Que tenga una lindo inicio de semana

Fina

Ismael Pérez de Pedro dijo...

Muchas gracias. Es cierto, estoy ausente en casi todos los sentidos. Espero ponerme al día con todos y todas pronto. Abrazos.

Estelas de vida. dijo...

Hola Ismael, triste y profundo tu poema, sale de un alma atormentada, pero la belleza que de él se desprende deja entrever la sensibilidad y delicadeza de su creador. Abrazo.

Mª Carmen dijo...

Un poema triste y nostálgico y con buena dosis de sensualidad. Un placer visitarte. Abrazos.

Loli Salvador dijo...

Si amó más la soledad sólo fue acompañamiento, con la hora de la verdad vino la libertad y con el olvido la curación.
Estupendo que hayas vuelto a escribir y a estar entre nosotros.
Besos